Sistema de climatización
Batería
Filtros
Escobillas limpia-parabrisas
Amortiguadores y suspensión
Neumáticos
Bombillas
Illuminación
Carrocería
Frenos
Radiator y sistema térmico
Retrovisores
Distribución
Bujías de chispa y bujías incandescentes
Embrague

Qué es

Hoy día, el sistema de climatización ya no se considera un opcional o un lujo, sino un estándar en el equipamiento del vehículo, y más del 80% de los vehículos rodando lo tienen.

El aumento de la superficie acristalada y los viajes largos son algunas de las razones por las que hoy en día el sistema de climatización es más importante que antes en términos de confort a bordo. En invierno ayuda a desempañar rápidamente, controlando el nivel de humedad del habitáculo para mejorar la visibilidad y la seguridad. Gracias a los filtros de habitáculo, incluso la calidad del aire generado en el habitáculo es mejor que nunca.

Contacta con un concesionario para pedir:
Una cita un presupuesto más información
air-conditioning_image

El sistema de climatización es un circuito cerrado, que actúa cuando la presión varía y los cambios de estado que sufre el gas refrigerante en el circuito.
Hay muchos componentes involucrados:

  • El compresor aspira y comprime el refrigerante, modificando su estado y temperatura (de una presión y temperatura baja, a una alta);
  • El condensador transmite el calor del aire exterior y condensa el refrigerante, que cambia de gas a líquido;
  • El refrigerante pasa por un filtro de secado, que absorbe la humedad y elimina las impurezas;
  • Alcanza entonces la válvula de expansión, que baja la presión y la temperatura drásticamente;
  • En el evaporador, el refrigerante cambia otra vez de estado, de líquido a gaseoso. Esto hace que absorba el calor y reduzca la temperatura del aire que entra en el habitáculo por las toberas.

Una vez que se completa el ciclo, el compresor vuelve a aspirar el refrigerante. Todos los componentes están conectados a través de tuberías rígidas.

Ventiladores de dos motores también dan soporte al sistema de climatización: uno en la instalación del radiador y otro en el habitáculo.

Antes de entrar en el vehículo a través de las toberas, el aire pasa por el filtro de habitáculo para eliminar las partículas contaminantes y, en caso de tener carbono activo, también los gases dañinos y olores desagradables.

Contacta con un concesionario para pedir:
Una cita un presupuesto más información

CompresorDescubre

CondensadorDescubre

FILTRO DESHUMIDIFICADORDescubre

Válvula de expansiónDescubre

EvaporadorDescubre

Sabías que?

Aire acondicionado o climatizador?

Aire acondicionado o climatizador?

El aire acondicionado es un aparato que sólo puede enfriar, mientras que el climatizador puede enfriar o calentar el aire. El aire acondicionado utiliza las características de los gases, que calientan o enfrían cuando se someten a diferentes presiones y estrés físico. Hay diferentes tipos disponibles en función de cómo operan.

  • Manual: todos los ajustes son llevados a cabo por el usuario;
  • Semi-automático: cuando el ajuste automático se realiza sólo en la temperatura y velocidad de ventilación;
  • Utomático: cuando el flujo, temperatura y velocidad de ventilación están gestionadas desde una unidad de control.

Dependiendo del número de zonas que puedan ajustarse individualmente, hay disponibles sistemas de climatización mono-zona, dual, triple y cuatri-zona.

Temperatura equivalente
 

Temperatura equivalente<br /> 

Si se enciende un ventilador en una habitación, el aire en movimiento tiene la misma temperatura que el resto, pero cuando te llega, parece más frío. En lo alto de una montaña, donde el aire está a cero grados, al sol es fácil sentir calor. Independientemente de la temperatura registrada en el termómetro, la humedad nos hace sentir más frío a bajas temperaturas y más calor a altas temperaturas. El confort térmico que percibimos no es sólo cuestión de la temperatura en un termómetro. Los más sofisticados sistemas de climatización trabajan de acuerdo a la temperatura equivalente, o la gestión compleja del clima basada en el confort térmico percibido, para asegurar que los ocupantes disfrutan de la temperatura demandada. Trabajan usando algoritmo, que hacen que el sistema de climatización funcione teniendo en cuenta diferentes factores detectado por los señores, que permiten al sistema anticiparse y compensar los cambios climáticos dentro y fuera del habitáculo.

Detector de fugas por fallos

Detector de fugas por fallos

Una de las causas principales de mal funcionamiento del sistema de climatización es un flujo ineficiente del circuito de refrigeración, que reduce ligeramente la cantidad de gas refrigerante, provocando desde una bajada gradual en el rendimiento a una avería. En estos casos debe buscarse una fuga en los componentes del sistema.

Hay varias opciones para detectar la fuga: soluciones de contraste que se añaden al fluido refrigerante y son visibles bajo la luz de lámparas UVA; detectores eléctricos que producen una señal acústica cuando detectan la fuga, por pequeña que sea e incluso en zonas difíciles de alcanzar; soluciones que, cuando se usan en spray líquido sobre el punto en el que el flujo disminuye, crean una espuma que reacciona al gas refrigerante. Por último, el uso de nitrógeno, una técnica útil tanto para el drenaje del sistema, como en la comprobación de su flujo y que se lleva a cabo con un kit especial.

Conjesos Lancia

Para asegurar que tu sistema de climatización funciona correctamente, debes usarlo habitualmente, incluso en invierno. El climatizador es un sistema en sí mismo, con su propio motor (el compresor), intercambiadores de calor (condensador y evaporador), filtros y tubos, y está siempre a presión, incluso cuando no está activado.
El sistema juega un papel importante en la mejora de la seguridad a bordo, en cualquier estación: deshumidificando el aire del habitáculo, resuelve el problema del empañamiento, que puede ser especialmente molesto en otoño e invierno.
Al finalizar un viaje largo, especialmente en días húmedos o lluviosos, es una buena costumbre antes de parar, poner al máximo la salida de aire por unos minutos. Apaga el climatizador y deja sólo la ventilación activada. Esto permitirá que el evaporador y las toberas se sequen y los pasajeros se habitúen a la temperatura exterior. También previene la formación de moho y bacterias provocadas por la humedad, que pueden generar olores desagradables y reacciones alérgicas. La sustitución habitual del filtro de habitáculo es fundamental para asegurar que tengas siempre un aire limpio a bordo.

Para un buen confort térmico y para evitar el shock térmico, especialmente en verano, el climatizador nunca debe programarse a temperaturas muy bajas. Es recomendable que la diferencia entre la temperatura ambiente y la del interior del vehículo no supere los 6° – 7°.
Orienta el flujo de aire hacia arriba y no directamente sobre el cuerpo. Esto ayudará a mezclar el aire frío, que es más pesado, con el aire caliente, que es más ligero.

Para asegurar el buen funcionamiento del climatizador es bueno recargar el gas cada dos años.

air-conditioning_advices

AUTODIAGNOSIS

Si notas que tu climatizador funciona peor y no parece enfriar suficiente, puede que tengas que hacer una comprobación de fugas o recargar el gas. En cualquier caso es recomendable que recargues el gas cada dos años.

Si detectas un charco de agua bajo la parte anterior de tu vehículo después de un viaje con el aire acondicionado en marcha, no es un problema: es el evaporador que gotea el hielo derretido que se forma en los paneles.

Si tus ventanas se empañan con frecuencia, incluso cuando el climatizador está funcionando, es posible que el flujo de aire en el habitáculo sea bajo. Si el filtro de habitáculo está obstruido por las impurezas, debe sustituirse.